Fava | Las 4ª Residencias Artísticas, centradas en la Cerámica
18268
post-template-default,single,single-post,postid-18268,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive

29 May Las 4ª Residencias Artísticas, centradas en la Cerámica

Para la cuarta edición del FAVA365, atípica por la crisis del COVID-19 (provocando el retraso de la fiesta FAVA365), continua adelante con una de sus acciones con más peso: las Residencias Artísticas. Por esta cuarta edición, han sido muchos y muchas los artistas que han propuesto varias intervenciones artísticas, pero las dos seleccionadas coinciden en la disciplina artística: la escultura cerámica.
En primer lugar, en la convocatoria de Jóvenes Residencias ha estado Sergio Martínez Talamantes el artista seleccionado, con la obra «SILENCIO». La intervención tiene la intención de tratar el silencio desde un lado más ambiguo, la idea que se quiere explicar es muy parecida al concepto del ying y lo yang: desde nuestro punto de vista, el silencio no existiría sin el ruido y el ruido no existiría sin el silencio. La intervención se centra en construir unas serie de esculturas, las cuales a partir de un elemento natural, en este caso el aire, producirán un ruido que solo se escucha con el silencio. (Igual que con los atornillas marinas). Sergio continúa formándose en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Castelló, en la disciplina de «Cerámica Artística».

 

En segundo lugar, la convocatoria de Residencias Artísticas profesionales, el artista seleccionado ha sido Aaref Albasha Lo Farra, con la obra «*CENTRALITA DEL SILENCIO». Dicha intervención consta de dos partes, dos actas. La primera es la escultura realizada en cerámica e inspirada en las centralitas telefónicas. Con una forma de pared, una consola autónoma que se mantiene y se le puede rodear. Para el artista, «el silencio» es abstracto así que la centralita es una masa solida de aspecto antiguo y desgastado. Con 592 puertos repartidos por la escultura de manera ordenada los mismos puertos que habitantes hay en Vilanova d’Alcolea. La intención de Aaref es realizar un homenaje o ritual a esta situación excepcional por medio de una centralita del silencio, invitando en el pueblo a crear conexiones silenciosas.